Algo que no llevo muy bien de los viajes es que hay que volver a casa. Y claro, casi siempre hay que volver deprisa...