¡Mira que me gustan las fiestas navideñas! Reconozco que las vivo igual o más que mis hijas. Pero también reconozco que me agotan. No sé tú pero tantos...